• Dra. Sandra Galván

ÁCIDO HIALURÓNICO

Un aliado imposible de desechar


En el mundo de la estética cada día se ofrecen muchas alternativas para mitigar y mejorar los signos de envejecimiento de la piel, sobre todo los de nuestro rostro por ser este, la carta de presentación principal del ser humano. Es lo primero que vemos cuando conocemos a alguien y por supuesto que, queremos lucir siempre con una piel fresca, sana, radiante. Existen en el mercado una amplia gama de tratamientos, tanto corporales como faciales destinados a mejorar y corregir esos defectos que aparecen con el paso del tiempo y que, si bien son inevitables, no es razón para no actuar.

La miasma dinámica que vivimos, nos coloca en la necesidad de acudir a los especialistas en estética para que sean ellos los que nos recomienden el mejor tratamiento en nuestro caso particular; cada piel es diferente de otra, y por tal razón necesitará un manejo muy individual en cuanto a cuáles productos aplicarnos y qué procedimientos realizarnos.

Entre la lista de los más buscados, se encuentra el ÁCIDO HIALURÓNICO, que no es más que una sustancia transparente que está presente de forma natural en la piel y que es la responsable de su hidratación. Pero no solamente está en la piel, sino en otros tejidos y órganos del cuerpo, como por ejemplo, en el tejido conectivo de la columna vertebral, así como en nuestros cartílagos y el líquido sinovial de nuestras articulaciones. Es el encargado de mantener funcionales nuestras rodillas, codos, hombros, muñecas etc.

Se pudiera decir a manera de ejemplo, que el AH tiene la propiedad y función de actuar como una esponja, es decir, puede retener grandes cantidades de agua, lo cual le permite restaurar las propiedades de elasticidad de la piel y por ende, alisar la superficie; por ello, se recomienda la ingesta de al menos dos litros de agua al día, independientemente de la edad para evitar que la piel luzca cuarteada y seca.

Pero con el paso del tiempo, la cantidad de Ácido Hialurónico presente en el organismo va disminuyendo y con la edad el cuerpo sintetiza menos, entonces los radicales libres, la contaminación ambiental y los rayos ultravioleta simplemente lo destruyen. ¿Consecuencia? La piel pierde hidratación y elasticidad, envejece y las arrugas aparecen por doquier.



¿DE DÓNDE VIENE ESTE ÁCIDO?

Como ya mencionamos anteriormente, el organismo produce suficiente Ácido Hialurónico en las primeras etapas de la vida, pero a partir de los 40 años, tiende a bajar esta producción notándose entonces las primeras apariciones de los signos de envejecimiento en la piel.

El uso del AH en la cosmética, empezó en los años 90, siendo en 1996 cuando inicia su aplicación no solo mediante inyecciones faciales, sino en cremas, geles y otros productos. En un principio, este ácido se extraía de las aletas del tiburón, pero ya hace tiempo que esta práctica se dejó de utilizar pues suponía un latente peligro para la supervivencia de la especie; además de ser objetada y con razón por muchos grupos y asociaciones de defensa de los animales y la naturaleza. También en un momento se obtuvo de las crestas de gallos, pero esta fue eliminada dado que los alimentaban con hormonas para acelerar su crecimiento y el tamaño de las crestas por lo cual fue abolida.

Estas razones fueron más que suficientes para que los laboratorios de cosméticos comenzaran la extracción de Hialurónico a partir de biosíntesis de cereales o de celulosa, cuyas siglas en ingles son NASHA o Non Animal Stabilized Hyaluronic Acid (no contiene presencia de animales).

Es una forma respetuosa con el medio ambiente que además garantiza un producto de buena calidad, que está demostrado penetra mejor en la piel y se obtienen mejores resultados para los pacientes.

USO EN COSMÉTICA

La manera más común de aplicar Ácido Hialurónico en distintas zonas del rostro por ejemplo, es por medio del uso del inyecciones o infiltraciones en la piel, indicado sobre todo en pieles maduras para devolverle la firmeza y rellenar las arrugas.

Las zonas más comunes donde se aplica, obviamente en manos de profesionales calificados y capacitados para tal procedimiento, son:

  • Labios: para dar contorno y volumen.

  • Pómulos: volumen facial.

  • Alrededor de la boca: para eliminar arrugas labiales o peribucales.

  • Surcos Nasogenianos: son esos surcos en ambos lados de la boca desde la nariz.

  • Patas de gallo: o arrugas perioculares externas.

  • Entrecejo y frente.

Su aplicación también ayuda a que el propio Ácido Hialurónico de la piel se regenere, lo cual es maravilloso y mejora enormemente la frescura de la piel, la hidrata.

Es importante acotar que este tratamiento no es para nada invasivo, es indoloro, sus resultados se aprecian de manera inmediata y con unos cuidados sencillos permanecerá más tiempo trabajando en el rostro. Siempre recomendamos el uso de protector solar diariamente. Sus efectos pueden durar meses y será el profesional el encargado de evaluar en qué momento pudiera aplicar más cantidad, pero dependerá de la zona donde sea inyectado, así como del metabolismo del paciente.



USO MÉDICO

Mas allá de la parte estética, el Ácido Hialurónico se utiliza como tratamiento de articulaciones, así como en enfermedades reumáticas, en artrosis o en lesiones deportivas para aliviar los dolores y mejorar la movilidad. También se aplica en odontología para ayudar en procesos de cicatrización, así como regenerar la mucosa bucal y encías cuando se requiere cirugía.


OTRAS FORMAS DE OBTENER ÁCIDO HIALURÓNICO


Además de lo anteriormente expuesto, este ácido se encuentra presente en diversos productos alimenticios de origen vegetal y animal que usualmente tenemos a nuestro alcance y en nuestra dieta diaria. Por ejemplo, las carnes de pato, pollo y pavo, pescados como el salmón, sardinas y atún que son una fuente magnifica para su obtención. Tubérculos como la batata, papas, calabaza, vegetales como espinacas, coles de bruselas, judías verdes y los cereales; así como los cacahuates. Todos ellos son importantes y deben estar presentes en la dieta diaria.

En el mercado puedes encontrar productos en diferentes presentaciones que también contienen Ácido Hialurónico, pero siempre consulta con el especialista que será quien te recomiende el apropiado de acuerdo a tus necesidades y las dosis que debes consumir.

En resumen, podemos afirmar que el Ácido Hialurónico, es un aliado necesario e importante que ayuda a mejorar las condiciones de la piel cuando la edad y los agentes externos la deterioran.





11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El BOTOX